Hola! En esta ocasión es Silvia la que ha dejado la vergüenza y la timidez a un lado para llevar a cabo una de las sesiones más complicadas para una mujer… y también para un fotógrafo ya que su complejidad se acentúa todavía más si no eres modelo. Decidida a llevar a cabo la sesión Boudoir, no escatimó en complementos, “porque ya que lo hago, lo hago bien” y los lució sin ningún tipo de complejo. Los complejos y la timidez son dos barreras que se deben dejar atrás para llevar a cabo este tipo de sesiones, y Silvia supo perfectamente como superarlas. El lugar escogido fue su propia casa, motivo que ayudó muchísimo a que se sintiera más cómoda y relajada.

El resultado lo podéis visualizar a continuación y esperamos que os guste tanto como a nosotros!

Si estas interesada en recibir más información sobre Sesiones Boudoir u otro tipo de reportajes contacta y hablamos!